Persona escribiendo un e-mail

Home> Blog > Elegir una tipografía para un newsletter

Elegir una tipografía para un newsletter

La tipografía para una campaña de email marketing debe considerar ciertas restricciones si queremos que nuestro mensaje se lea correctamente.

La tipografía es uno de los elementos más importantes de un envío de email marketing, ya que el texto es lo que carga de forma consistente en los clientes de correo electrónico, a diferencia de lo que ocurre con las imágenes, que en primera instancia están bloqueadas.

Sin embargo, no es posible utilizar cualquier tipografía que nos guste para un newsletter. Los newsletter deben utilizar fuentes tipográficas que existen de forma predeterminadas en todos los computadores, para que puedan ser vistas en todos los clientes de correo que puedan estar utilizando los suscriptores (Gmail, Outlook, Thunderbird, Apple Mail y muchos otros).

Si se utiliza una fuente no estándar, el computador intentará reemplazarla por alguna otra para poder desplegar el texto, afectando posiblemente el despliegue del correo para estos usuarios. Al usar una fuente estándar, nos aseguramos de que el mail llegue de la misma manera que fue diseñado a todas las personas y no pierda su estructura por reemplazar una fuente faltante.

Las tipografías estándar son las siguientes:

  • sans-serif: Arial, Tahoma, Verdana, Trebuchet MS
  • serif: Georgia, Times New Roman, Courier

Si bien existe una opción para importar tipografías desde Google Web Fonts, este método no es soportado por todos los clientes de correo (por ejemplo, el mismo cliente Gmail para Android no le da soporte), por lo que algunos usuarios verán el mail correctamente, y otros no.

Comparte este artículo

Logo de Facebook Logo de Twitter

Artículos Relacionados

Usar GIFs en un correo electrónico masivo

En esto hay que poner atención a la hora de utilizar GIFs en una campaña de email marketing.

Accesibilidad, el desafío de una web para todos

En la web existen ciertas malas prácticas que impiden u obstaculizan el que un sitio web pueda ser utilizado por todos los usuarios.